Área: arte contemporáneo desde 2005 hasta hoy

Área: lugar de proyectos en Caguas, es una plataforma de encuentro e intercambio cultural, que ha servido como alternativa de contraste consecuente durante los pasados 8 años, por su capacidad de reinvención y la variedad de su programación. Fundada en 2005 por José Hernández Castrodad y Quintín Rivera Toro, ha fungido desde su inicio como terreno de diálogo para artistas emergentes en proceso de profesionalización. En principio, su calendario estaba compuesto por exhibiciones, proyecciones de cine, conferencias, conversatorios y discusiones, presentaciones de portafolios por estudiantes, eventos performáticos e intercambios internacionales. De modo que no sólo los artistas visuales encontraron un foro libre de agendas institucionales politizadas; bailarines, cineastas, profesores, estudiantes de comunicaciones y humanidades hallaron un recinto fuera del aula para el desarrollo de discusiones bajo otras pautas. Un marco propuesto por ellos, de acuerdo a sus necesidades, desde un espacio que no se impone a sus agendas.

La idea detrás de la creación de Área, es y ha sido, la posibilidad de ofrecer un espacio libre para propuestas y conversaciones, donde el artista/gestor es el director y responsable de su proyecto hasta sus últimas consecuencias. Gracias a esa apertura, el espacio ha contado con la participación de un variadísimo grupo de artistas y profesionales de la cultura, que van desde el profesor Fernando Páez (actual director del Departamento de Bellas Artes en la UPR-RP), el diseñador Marxz Rosado (Director del Depto. de Diseño Industrial en la EAP), el artista y educador José Luis Vargas, además Rogelio Báez Vega, Rafael J. Miranda, Karlo A. Ibarra Delgado (estos últimos tres, artistas residentes de el Museo Casa Blanca del Instituto de Cultura Puertorriqueña). También bailarines como Melissa Raymond y Jeanne d’Arc Casas; académicos como Alfredo Rivas y Nelson Rivera; curadores y curadoras como Ralph Vázquez, Margarita Fernández Zavala, Marianne Ramírez Aponte y Cherryl Hartup; además de invitados internacionales como Hannes Zebedin (Austria), Sebastián Patané (Argentina) y Natalia Domínguez (El Salvador), entre muchos otros y otras.

Con el paso de la dirección a nuevos perfiles, poco a poco Área enfocó su gestión en las artes visuales contemporáneas y emergentes. En principio, dándole espacio a la curaduría a través de una serie de propuestas presentadas por Ralph Vázquez en 2007, donde trabajó una variada selección de temáticas a través de exhibiciones individuales y colectivas. En 2008, se da inicio al programa de residencias con un proyecto grupal que recogió la labor de un grupo de artistas emergentes: Natalia Martínez, Myritza Castillo, Rebeca Adorno y Omar Obdulio Peña Forty. Desde entonces los eventos han alternado entre exhibiciones individuales, colectivas, residencias y conversatorios, haciendo de la programación una herramienta de descentralización de la agenda cultural, sacando fuera de la zona de San Juan proyectos de arte contemporáneo realizados con artistas y recursos de distintas partes de la Isla.

Entonces, ¿cuál podría ser el marco de gestión de este espacio? Para responder a esa pregunta responsablemente hay que describir el foro profesional de los artistas visuales en la contemporaneidad. Desde finales de la década de los 90, los artistas y entusiastas de la cultura han tenido cada vez más que autoagenciarse la creación de espacios de trabajo y profesionalización. Las galerías comerciales, los centros culturales y los museos no corresponden en oferta con la demanda de artistas que están cursando estudios en arte en los principales centros universitarios en la zona metropolitana. Las posibilidades de profesionalización para un artista local dentro de la Isla son muy limitadas. Algunos optan por seguir estudios graduados en arte fuera del país. Otros deciden sumarse a las filas de artistas que compiten en el mercado por vender su obra. Desde entonces y tal vez desde antes, existe una necesidad latente, que no se resuelve con las programaciones museales o añadiendo programas de estudios en Bellas Artes.

Las opciones son pocas, no hay tantos premios, ni convocatorias o plazas de empleo. Tampoco hay talleres, ni estudios o trabajos que fomenten el desarrollo profesional de los artistas. Hay una comunidad flotante que transita entre posibilidades de profesionalización ambiguas en un foro que oscila entre un mercado inconsecuente y poquísimas posibilidades de becas o ayudas privadas dedicas a fomentar la producción de arte contemporáneo. Como respuesta a ese panorama de incertidumbres, Área existe con varios propósitos y misiones. Primero, servir de foro a artistas y estudiantes para mostrar su obra profesionalmente. Segundo, servir de base para la presentación de artistas cagueños y municipios aledaños, descentralizando la actividad cultural relativa al arte contemporáneo, regularmente concentrada en la zona de San Juan. En tercer lugar, ofrecer un espacio para la presentación de proyectos donde el mercado no sea el criterio principal. Área no es una galería, es un espacio para el desarrollo y realización de ideas.

En cuarto lugar, servir de laboratorio para curadores y gestores de proyectos, ofreciéndoles espacio y apoyo para la presentación y difusión de sus propuestas. Por último, Área se ha transformado poco a poco en un archivo vivo de la producción artística de esta generación, por lo que parte importante de sus funciones es mantener constancia de esa producción a través de un vínculo directo con los artistas en formación. Para ello, mantiene un archivo de documentación en línea que sirve de referencia sobre la actividad generada en el espacio desde sus inicios, y que tiene como intensión mantener una constante entre la programación y los artistas en desarrollo que están en búsqueda de referencias recientes.

Como parte de la trayectoria que se suma a esta gestión, Área y José Hernández Castrodad han apoyado diligencias importantes como el desarrollo de la publicación Frescos: 50 artistas puertorriqueños menores de 35 años, a cargo de Celina Nogueras. Desde su fundación ha sido reconocido en dos ocasiones por la Asociación Internacional de Críticos de Arte, Capítulo de Puerto Rico, como mejor espacio alternativo del año. Su labor ha sido mencionada en publicaciones de arte, reseñada en periódicos y difundida por medios digitales. A diferencia de otras iniciativas que surgieron paralelas, Área ha mutado de acuerdo las necesidades del momento. En 2007 y 2008, paralelo a la celebración de la feria internacional de arte Circa, Hernández Castrodad y algunos de los artistas colaboradores coordinaron dos ediciones de un evento de intervenciones de tipo “site specific” bajo el nombre de Colectivo Angora. Esta colección de performances, intervenciones y  proyectos participativos, se presento en algunos espacios en desuso en el municipio de Caguas, con la intención de recuperar la ciudad para el arte y la cultura, a la vez que se construía una vitrina para mostrar el trabajo de un grupo amplio de artistas que necesitaban de lugares para ser vistos profesionalmente.

Los pasados 3 años (2010–12), el espacio ha funcionado como una sala de propuestas dónde artistas y curadores se acercan en búsqueda de fechas para presentar o trabajar allí. La coordinación por algún tiempo se trato más que nada en armonizar esas fechas y en colaborar con la difusión de los eventos. Durante 2012 se comenzó a trabajar en la organización del espacio en pro de un plan a mediano plazo para articular de forma coherente y más productiva los intereses y necesidades de los artistas y gestores del proyecto. En esta etapa en la que el proyecto se observa a sí mismo, la intención primordial es afinar y optimizar sus ofrecimientos; ajustar el proyecto de acuerdo a sus proyecciones. Para lograrlo se ha trabajado en una serie de propuestas para con el espacio y su funcionamiento; asuntos sobre difusión, las facilidades de residencia de los artistas y las relaciones de Área con otros proyectos culturales.

La tarea actual es formalizar esos vínculos y ordenar la documentación que respecta a los años anteriores de su gestión, con el propósito de diseñar futuras programaciones cada vez más acordes con los intereses que se han ido definiendo durante estos años. Además, como parte de esta etapa, Área presentará proyectos fuera de sus facilidades, aprovechando otros foros para apoyar la producción de arte contemporáneo en la Isla, a la vez que multiplica su impacto, atendiendo públicos que no coinciden dentro de sus salas pero que tienen intereses en común con los que sí van.

* Todas las imágenes son cortesía del autor, Abdiel D. Segarra-Ríos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Subir

+ Leídas

Versión Impresa

  • Cruce Printed Cover V1 2011cruce v.1 año 2011
  • Cruce Printed Cover V2 2013cruce v.2 año 2013
  • Cruce Printed Cover V3 2015cruce v.3 año 2015
UMET

Cruce en tu inbox