Cortometrajes del Festival de Cine Europeo


 

El Festival de Cine Europeo "Hecho en Europa", organizado por la Alianza Francesa de Puerto Rico, promueve y auspicia dos competencias de cortometrajes locales: la de jóvenes entre las edades de 18-25 años, en su mayoría universitarios, que tiene como objetivos apoyar a los estudiantes de cine de Puerto Rico y estimular su creatividad produciendo trabajos originales; y la que está dirigida a los cineastas puertorriqueños, con los objetivos dar a conocer el talento contemporáneo puertorriqueño al público general, tanto local como internacionalmente, y estimular la creación de nuevas obras cinematográficas en la Isla. 

Enmarcado en la 7ma edición de este Festival (que acaba de finalizar) y siguiendo el tema común de este año “trágame tierra”, se recibieron 3 cortometrajes independientes y 28 de estudiantes universitarios: 14 de la Universidad de Puerto Rico (9 de Río Piedras, 2 de Humacao, 1 de Ponce, 1 de Aguadilla y 1 de Carolina); 9 de la Universidad del Sagrado Corazón; 3 de Atlantic University College; 1 de CCAT; y 1 de la Escuela de Artes Plásticas. Según las especificaciones de la competencia, estos cortos se escribieron, filmaron y editaron en 48 horas, y tienen una duración de entre 5 y 7 minutos. Se hicieron dos muestras de los 31 cortometrajes, una en la Universidad de Sagrado Corazón y otra en la Universidad de Puerto Rico; luego la selección de 15 finalistas, se presentó al público general en Fine Arts Cinema de Miramar. La muestra —caracteriza por su velocidad, ganas y pasión— estuvo llena de humor, drama, amor y muerte. Diego Luciano (Atlantic University College) fue galardonado con una beca para estudios de verano en la reconocida escuela de cine y televisión EICAR en París, Francia, por su corto ganador Seis. En segundo lugar quedó el corto Carey azul de Enrique Díaz (Atlantic University College) y en tercero, Brincar la dolina de José Martínez (Universidad del Sagrado Corazón).

En cuanto a la competencia de cineastas puertorriqueños, cada año se selecciona a 6 directores que puedan filmar un cortometraje en 2 días, facilitándoles equipo y seguros de filmación y un apoyo profesional en posproducción. Este tipo de ayuda es fundamental para que se logre un producto cinematográfico, que de otra manera muchos cineastas talentosos no podrían producir. El tema de este año fue "la reinvención", y, como siempre, los realizadores escogidos no decepcionaron: Biopsia, de Glorimar Marrero, es un intenso docuficción que nos lleva a través de la tensión, el dolor y la solidaridad femenina entre pacientes viequenses camino a hacerse biopsias; Galán, de Juan Carlos Linares, es un divertidísimo falso documental sobre la vida de una personalidad de televisión que cae en desgracia y ahora busca reinventarse como profesional y ser humano; Calle Uno, de Susana Matos, es una divertida historia sobre conspiraciones de vecinos, parejas infelices y la búsqueda de paz en la urbanidad moderna compartida; El Zampano, de Jose Raúl y Christian Ortiz, nos lleva al gran sur de nuestro hemisferio, en un relato circense-callejero sobre duelos legendarios y lo que se sacrifica por el arte de sobrevivir; Conociendo a Luisma, de Christian Miranda, nos cuenta cómo un nuevo amor nos puede devolver a la vida, aunque las demás personas no puedan entenderlo; y, finalmente, Chatarra (corto ganador), de Rolando Meléndez, es un retrato duro y dinámico de un niño que vive entre y gracias a la chatarra (la metálica y la humana) que lo rodea, una chatarra que amenaza con consumirlo y de la cual no sabemos si logrará escapar.

La competencia anual de cortos del Festival se ha convertido en una de nuestras ventanas de creación y exhibición nacional más importantes. Sin duda, la proyección más concurrida y esperada del Festival no es de una de las películas europeas, sino de la de los cortos nacionales. Todas las funciones que proyectaban los cortos nacionales se vendieron el primer día. Ver el cartel de “sala llena” en la taquilla cada vez más pone en evidencia el hambre que tenemos por vernos y conocernos en la pantalla. Se nota que queremos nuestro cine y que el rumor del supuesto rechazo al cine “de aquí” esta inmensamente exagerado. Los cortos fueron entretenidos, bien realizados y excelentemente actuados. Cada vez se ve cómo el nivel narrativo de nuestros cineastas va madurando, experimentando con estructuras y géneros, encontrando nuestras historias verdaderas, no emulando las de otros lugares. Ese es nuestro cine, lo veo yo y lo ve la audiencia que cada año llena a capacidad las salas de la competencia de cortos. 

Bajo las estrellas del estuario de San Juan, en la hermosa tarima del Anfiteatro Rafael Hernández del Conservatorio de Música de Puerto Rico, el Festival tuvo su acto de clausura y premiación. Repleto con invitados internacionales, amigos del festival, fanáticos del cine, y los elencos y equipos técnicos de los cortometrajes, se sentía la importancia y el peso que se merece el cierre de este Festival europeo, que es nacional y nuestro a la vez, donde la premiación local protagoniza la razón de ser de esta noche. El jurado compuesto por una mezcla de invitados internacionales (Samuel Chavin de Francia y Mirona Nicola de Rumania) y reconocidas figuras puertorriqueñas como los actores Marisé Álvarez y Pedro Juan Figueroa anunciaron los ganadores. Además de los premios para mejores cortometrajes de ambas competencias (ya mencionados), el joven protagonista de Chatarra, Camilo Torres, recibió una mención especial, mientas que Julio Ramos ganó mejor actor por su interpretación en Galán y Georgina Borri mejor actriz por Conociendo a Luisma. La mejor dirección fue para Glorimar Marrero por Biopsia, y Conociendo a Luisma se llevó el premio del público, el cual se determina con los votos físicos de las audiencias que vieron los cortos en las diferentes tandas. Chatarra, además de ser el corto ganador de la noche, también se llevó mejor cinematografía, sonido y guión. El director y productora de este corto tendrán el apoyo de la Alianza Francesa para someter y participar en dos festivales europeos, además de traducir el guion.  

Después de la premiación, la organización del Festival y representantes de la Alianza Francesa agradecen al público por venir, por apoyar. En sus sonrisas se ve la satisfacción de haber logrado, por un año más, el mejor festival de cine de nuestra Isla. Realmente, quien está agradecido soy yo, además de todos los demás invitados y participantes que aplauden, comentan y comparten esta experiencia cinéfila. 


Lista de imágenes:

1-4. Alianza Francesa.


 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Subir

+ Leídas

Versión Impresa

  • Cruce Printed Cover V1 2011cruce v.1 año 2011
  • Cruce Printed Cover V2 2013cruce v.2 año 2013
  • Cruce Printed Cover V3 2015cruce v.3 año 2015
UMET

Cruce en tu inbox