En el 2016: Volver al Caribe si es posible


Ya lo había dicho Gloria Anzaldúa en su clásico de la literatura chicana Borderlands/La frontera: “The sea cannot be fenced,/ el mar does not stop at borders”[1]. También lo ha planteado, casi un cuarto de siglo después, Víctor Hernández Cruz en su colección In the Shadow of Al-Andalus: “Borders/ cannot contain anything,/ alien sounds respect no walls/ illegal through the ether,”[2] directamente en el poema “The Map of Spain”. Ambos —entre varias voces chicanas, latinas y caribeñas desde los orígenes de sus historias literarias— han expuesto una verdad tan relevante en 2016, que hay que cuestionarse la falta de poesía (y, por ende, de sensibilidad y sensatez) en las figuras políticas que anclan sus campañas en políticas de separación, miedo y racismo. No voy a mencionar el nombre de quien ha gozado de un free pass inaudito en los medios de comunicación estadounidenses desde el verano de 2015. Aparte de que no es necesario, lo que este y los de su misma calaña encarnan son los estragos causados por una masiva deficiencia poética (y, por ende, de lo que es entender las realidades humanas).

El Caribe, por su parte, vive y representa la realidad del mar que no se detiene ante las fronteras, pues estas no necesariamente delimitan nada. ¿Es la frontera entre Haití y la República Dominicana una separación tajante entre la historia compartida entre las naciones de la isla de La Española? ¿No son, tomando prestado del requeteconocido verso de Lola Rodríguez de Tió, Cuba y Puerto Rico de un pájaro las dos alas? Estas, por supuesto, no son las únicas convergencias en una región mucho más amplia y abarcadora, pero si algo es innegable en el Caribe es la fusión de la poética, ya mencionada a lo Anzaldúa y Hernández Cruz en términos de la precariedad de las fronteras y lo que son las dinámicas fronterizas resultantes. Como destaca Edouard Glissant, las islas caribeñas se caracterizan por la apertura, la dialéctica entre lo interior y exterior, con una relación dinámica entre la tierra y el mar[3]. Otra poeta puertorriqueña que recoge y celebra esta fusión dinámica y subversiva es Julia de Burgos en, por ejemplo, el poema “El mar y tú”, donde dichos sujetos “van rompiendo los puertos y los remos” con miras a “que uno en el otro encuentren su voz propia”[4].

En 2016 (y siempre), el mar continúa siendo incontenible y las fronteras siguen siendo porosas, ya que estas responden a realidades humanas que a su vez no se pueden entender sin el contexto sociocultural, geográfico o ecológico. Este mismo año, la poeta dominicana Rebeca Castellanos ha publicado el poemario Los instrumentos del gozo, en donde se siguen navegando las rutas de alto contenido poético y, por ende, sensible, sensato y real: “El mar es una avenida/caliente de comunicación”, resalta la voz poética de “Nueva Rapsodia”[5]. A lo Anzaldúa, en plan caribeño, el poema “Travesía” pinta el trayecto entre “Agua y frontera/ azul expressway”[6]. A lo Antonio Benítez Rojo, conjugado con la caribeñidad de In the Shadow of Al-Andalus, “Coming full circle”, que es el poema inicial de la colección de Castellanos, afirma: “La ciudad se repite/Córdoba es una repetición de Santo Domingo/es una repetición de Salvador es una repetición…”[7]. El Caribe, el mundo transatlántico, el mundo: lugares dinámicos, porque así es la naturaleza de todo lo que ocupa estos espacios.

Ojalá no sea demasiado tarde para las próximas elecciones, ya sean en los Estados Unidos, en Puerto Rico, en otras naciones del Caribe y el mundo. En todo caso, nos queda contrarrestar la deficiencia de sentido común, que nos silencia ante fobias y prejuicios absurdos. ¿Recomendaciones? Transitar las "borderlands"; ver qué se vislumbra bajo la sombra de Al-Andalus, por ejemplo. Y, siempre que se pueda, volver a la poesía, volver al mar... volver al Caribe si es posible.


Notas:

[1] Anzaldúa, Gloria. Boderlands/La frontera. The New Mestiza. 2nd edition (San Francisco: Aunt Lute Books, 1987), 25.
[2] Hernández Cruz, Víctor. In the Shadow of Al-Andalus. (Minneapolis: Coffee House Press, 2011), 107  
[3] Glissant, Edouard. Caribbean Discourse. Selected Essays. Trans. J. Michael Dash. (Charlottesville: University of Virginia Press, 1989), 139 
[4] Burgos, Julia de. El mar y tú (1954). Río Piedras: Huracán, 1981.
[5] Castellanos, Rebeca. Los instrumentos del gozo. (Santo Domingo & San Juan: Isla Negra Editores, 2016), 30.
[6] Ibid, 30.
[7] Benítez Rojo, Antonio. The Repeating Island. The Caribbean and the Postmodern Perspective. 2nd ed. Trans. James Maraniss (Durham and London: Duke University Press, 1996), 12.


Lista de imágenes:

1-2. Rineke Dijkstra, Beach Portraits


 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Subir

+ Leídas

Versión Impresa

  • Cruce Printed Cover V1 2011cruce v.1 año 2011
  • Cruce Printed Cover V2 2013cruce v.2 año 2013
  • Cruce Printed Cover V3 2015cruce v.3 año 2015
UMET

Cruce en tu inbox